Especialidades

Cirugía de Tiroides

La cirugía de tiroides es una cirugía mayor con anestesia general, pero muy bien tolerada. Lo más habitual es que el paciente permanezca una noche hospitalizado y a la mañana siguiente sea dado de alta.

No hay grandes dolores y desde el día siguiente el paciente se puede levantar y realizar actividades cotidianas livianas en casa sin problemas. La mayor molestia que presentan los pacientes es una sensación de molestia al tragar, por lo cual se recomienda comer más blando los primeros 3 días. La licencia laboral es de 15 días aproximadamente.

La cirugía se realiza a través de una incisión en la base del cuello de entre 4 a 5 centímetros, de esta forma se llega a la glándula y se ligan sus vasos sanguíneos para poder extraerla y mandarla a biopsia. En el post operatorio se le enseña al paciente los cuidados de la herida para que el resultado estético definitivo sea óptimo.

Los riesgos inherentes a la cirugía de tiroides son:

  1. Hematoma compresivo de cuello: es un sangramiento del cuello súbito, con un hematoma que crece rápido y que debe re operarse para controlarlo. Esto puede ocurrir dentro de las 6 primeras horas que es el período de tiempo que más se vigila y controla a los pacientes. En nuestro equipo este riesgo es muy bajo, menor al 1%.
  2. Hipocalcemia post tiroidectomía: detrás de la glándula tiroides hay 4 glándulas llamadas paratiroides que miden alrededor de 4 mm de diámetro. Estas glándulas no tienen que ver con las enfermedades de la tiroides y deben preservarse en cuello. En ocasiones si la paratiroides está adherida a la tiroides y sale con ella al extraerla, esta paratiroides debe reimplantarse (injerto). Por el tamaño y por fenómenos glandulares en ocasiones estás glándulas dejan de funcionar y se produce el hipoparatiroidismo. En este escenario el calcio en sangre baja rápidamente y se producen calambres y dedos dormidos. Para evitar estos síntomas se debe tomar altas cantidades de calcio por vía oral hasta que despierten las glándulas, lo que ocurre aproximadamente a las 6 semanas postoperado. Existe el escenario en que las paratiroides no vuelvan a funcionar. El riesgo de hipoparatiroidismo es de 33%.
  3. Disfonía: detrás de la glándula tiroides pasan los nervios laríngeos recurrentes, 1 por cada lado. Estos nervios están relacionados con la voz. Si estos nervios se irritan o se comprimen pueden dejar de funcionar en forma total o parcial, lo que se traduce en una cuerda vocal que se mueve menos y por lo tanto en disfonía. El grado de disfonía es variable de paciente a paciente. Este problema ocurre entre 8 a 10% de los casos. La gran mayoría de las veces la voz se recupera, pero el proceso requiere el apoyo de fonoaudiólogo y los plazos son largos, de al menos 6 meses.

En Instituto Chileno de Cabeza y Cuello somo especialistas en Cirugía de Tiroides. Nuestros cirujanos realizan más de 90 tiroidectomías al año lo que les permite estar altamente entrenados y así disminuir el riesgo de complicaciones. Por otra parte cuando hay complicaciones hay que enfrentarlas de buena manera para buscarles pronta y correcta solución, y para ello contamos con un equipo multidisciplinario con endocrinólogo, fonoaudiólogo y kinesiólogo.